Diálogo con la Alejandra que ha vivido por eones (Alejandra’s dialog with one who has lived eons)

 

Here is my partner Alejandra’s dialog with the version of herself that has lived eons.

Este es un ejercicio de diálogo con la Alejandra que ha vivido por eones, esto es lo que ella puede responder a mis propias preguntas:

(Este ejercicio se lo propuso a sí mismo mi compañero de vida y sentí un gran deseo de llevarlo a cabo también).

¿Cómo ves el mundo?

Como una hoja que es movida por el viento, o un vórtice infinito de estrellas que aparecen cuando las miro y desaparecen cuando me ausento. Como una lágrima humana, fractal que sabe a artemisa y que huele lluvia.

Veo al mundo como una olla de barro gigante y en su interior se cuecen libros llenos de hechizos, espadas, rocas y dinosaurios. El mundo es un beso largo y es la caricia del asesino, la última exhalación. La cabeza cayendo y La corona erguida en el aire. El mundo es trémulo y consistente, es el gato, la fuente y el laberinto. ¿Qué no es el mundo si no todo lo que el espejo de la conciencia experimenta? Lo que se olvida, lo que se anida y se pudre. La incertidumbre, el corazón de las galaxias que es el mismo mío y el mismo tuyo. La gota, el trino, el agujero, la piel del amado y sus zapatos debajo de la cama.

¿Tienes un consejo para Alejandra? (Esta entrevistadora)

Permite aún más intensamente que tu colchón de flores se hunda en el universo. Que se desvanezca en tu corazón el aliento Divino. Camina como si volaras y atraviesa lenta y profundamente las cúpulas que te limitan. Pon un rezo en los ríos de tu sangre para que desemboquen en lo desconocido. Cree que infinitas son las direcciones y que de una pizca de arena el universo está hecho. Besa las rejas que a la bestia haz puesto para que se transformen en aire. Escúchame y olvídame.

¿Hay alguna pregunta que te gustaría que te hiciera?

No hay una sola pregunta y una sola respuesta que no las contenga a todas.

¿Qué es lo que más disfrutas?

La ausencia de ausencias. Las tres monedas del I ching girando en el aire, el espasmo del péndulo, la visión completa del reencuentro y la partida. La mano De Dios dibujando una historia. Cuando las palabras explotan mucho más allá de su significado. El juego, la paradoja, la ceremonia del instante. Disfruto profundamente lo que más detesto.

¿Hay algo de lo que estás cansada?

Nada dura lo suficiente para cansarnos. Todo renuncia a su forma incluso antes de tenerla. Infinitas son las líneas e infinito su vacío.

¿Hay algo más que estés aprendiendo actualmente?

El misterio. La indescifrable, eterna y misteriosa danza de la vida y la muerte. Este espasmo que se provoca porque no hay línea divisoria entre la una y la otra. Aprendo lo que ya aprendí una y mil veces. Los caminos aunque ya recorridos siempre están lustrosos, llenos de todo lo que antes experimenté y que no puedo recordar.

¿Cuáles libros y música te gustan?

La música que hace el fuego del universo cuando crepita y los libros que contienen las plantas que hay en las selvas. Ellos están juntos y han sido creados y son creadores. Estamos escuchándolo todo y leyéndolo todo al mismo tiempo. La semilla recién sembrada en la tierra ya está floreciendo en una galaxia lejana y alguien con ocho ojos se está masticando la fruta.

¿Es posible cometer errores?

¿Acaso existen los errores? ¿Acaso hay algo que sea correcto y algo que no lo sea? Aún en el profundo sentir de la imperfección la semilla está sembrada, la creación no está dotada de separación, el error no es más que una interpretación.

¿Qué piensas acerca del condicionamiento?

Más que pensarlo lo siento, lo siento a veces como una ola gigante que me tumba en la interpretación, en la comparación, en la dualidad. Me hunde en las aguas de La Luz, me destierra, me abandona, me danza, me trastorna. El acondicionamiento es la misma llave de la liberación de él mismo. Lo he atesorado y lustrado, lo he cubierto, lo he mecido y arrullado y también lo he despertado.

¿Cómo ves la espiritualidad no dual?

No existe una espiritualidad que pueda ser dual. No existe nada que pueda ser dual. Las palabras siempre serán reducidas, cortas cuando el espíritu quiere expresarse. No hay un lugar ni un tiempo específicos en el que esté ocurriendo esto. No hay una realidad y otra y otra, sólo hay espíritu, absoluto, indivisible. Es el condicionamiento, la interpretación quienes pueden hacer ver la inexistente y muy real posibilidad de que estamos separados. Todo existe al mismo tiempo, todo se desvanece al mismo tiempo. Cuando ya no haya que nombrar la espiritualidad, ni la dualidad, ni la vida, ni la muerte, ni a Dios; cuando ya dos ojos sean uno, todo desaparecerá. Y no podremos reconocer a un entrevistador y a un entrevistado y como dije antes, todas las preguntas serán las mismas respuestas. O simplemente no habrá preguntas ni habrá respuestas.

Related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.